10 COSAS QUE VER EN DUBLÍN

Dublín es una ciudad elegante y muy viva (es la más poblada de Irlanda), lo que la convierte en un destino muy apreciado por los viajeros ya que hay muchas cosas que ver… ¡y que vivir!. Sus cervezas y pubs son famosos en el mundo entero, así como la amabilidad de sus habitantes. Si decidís visitar Dublín sin duda los dublineses os harán sentir muy a gusto gracias a su hospitalidad.

La presencia de diversos estilos arquitectónicos reflejan la historia de la ciudad y sus muchas influencias.

En la actualidad, Dublín es una ciudad moderna y para muchos “la tierra prometida” debido a su creciente oferta laboral.

A nivel turístico, la ciudad ofrece atracciones de todo tipo: espacios verdes para los amantes de la naturaleza (como el céntrico St. Stephen Park o el extenso Phoenix Park); una buena zona para divertirse como Temple Bar; para los amantes de la historia y la literatura, una multitud de monumentos (por ejemplo Trinity College o el Castillo de Dublin), museos y sus diferentes y muy recomendables rutas literarias.

De hecho, estamos deseando volver a la ciudad un 16 de Junio ya que es el día en el que se celebra el “Bloomsday”. Esta ruta literaria sigue el itinerario de la obra “Ulyses” de James Joyce. Si tenéis la suerte de estar allí ese día, en este enlace podéis conocer y reservar este tour: James Joyce Bloomsday en Dublín Paseo

 

Para los amantes de Juego de Tronos, aconsejamos este otro tour que parte de Dublin y a lo largo de unas 11 horas os llevará a descubrir los escenarios de la serie en Irlanda del Norte: Tour por los escenarios de Juego de Tronos

 

A continuación, los 10 lugares imprescindibles que ver en una visita a Dublín.

 


TOURS GRATUITOS Y “DUBLIN PASS”

Free tour por Dublín ¡Tour gratis!

∴ Free tour de misterios y leyendas por Dublín

∴ Dublin Pass

∴ Free tour por el Norte de Dublín ¡Gratis!


  •  TRINITY COLLEGE

No importa si sois amantes de la literatura irlandesa, el Trinity College es un lugar imprescindible que ver en Dublín.

Se trata de una de las más prestigiosas y antiguas universidades del mundo. Fue fundada en el año 1592 por voluntad de la Reina Isabel I de Inglaterra, quien trataba de evitar así la fuga al continente de los estudiantes protestantes irlandeses.

Entre sus estudiantes más célebres destacan Oscar Wilde, Bram Stoker y Samuel Beckett.

La Universidad se encuentra en el centro de la ciudad. Nada más entrar os llamará la atención la majestuosidad de sus edificios de estilo georgiano, así como la tranquilidad imperante en sus espacios verdes.

Paseando por sus jardines, podréis sumergiros en el día a día de los estudiantes, quienes en sus pausas juegan al badminton y al cricket.

Un dato curioso, si os acercáis a la estatua de George Salmon puede que os encontréis con unas estudiantes recién graduadas sacándose fotos. Se trata de una pequeña “venganza” hacia este teólogo, ya que cuando trabajaba en el Trinity se opuso con fuerza a la entrada de mujeres en la universidad.

En su interior destaca la “Old Library” (su biblioteca) un auténtico espectáculo para los amantes de la literatura. Sus interminables estanterías a rebosar de antiguos libros guardan algunas joyas. Entre ellas se encuentra el famoso “Book of Kells”, un manuscrito en miniatura del siglo IX que contiene, entre otras cosas, los Evangelios en latín.

 

  •  CATEDRAL DE SAN PATRICIO

Esta catedral en el centro de la ciudad es una de las únicas dos catedrales protestantes de Irlanda.

De estilo gótico, se construyó en el siglo XIII y cuenta la leyenda que se construyó en el lugar exacto donde se encontraba el pozo que San Patricio utilizaba para bautizar a los paganos que decidían convertirse. Además se cuenta que este pozo no tenía fondo y que era la puerta de ingreso al Purgatorio.

Efectivamente debajo de la Catedral se encuentra el río subterráneo Paddle, y por esa razón nunca se pudo construir una cripta.

La fachada austera contrasta con su “monumental” interior, lleno de vidrieras y con un organo enorme formado por 4000 tubos. Todos estos elementos crean un aire de solemnidad que impone al que la visita su profundo silencio.

Esta Catedral fue elegida como lugar de entierro de más de 500 personajes ilustres de toda Irlanda.

 

  •  TEMPLE BAR

No se puede dejar Dublín sin visitar la zona con más vida de la ciudad: Temple Bar.

Aconsejamos visitar este lugar tanto de día como de noche.

Por el día, sus características callejuelas se llenan de mercadillos y podéis buscar objetos de lo más raros en sus tiendas de estilo alternativo. Además, resulta interesante desde el punto de vista cultural, ya que aquí se encuentra la “Gallery of Photography” y los “National Photographic Archives”.

Por la noche las calles se llenan de jóvenes en busca de diversión. Litros de cerveza y música en directo os esperan en cada uno de los pubs del barrio.

Temple Bar no siempre ha sido la zona agradable y alternativa que es ahora. En el siglo XIX esta zona era frecuentada principalmente por borrachos y delincuentes, comenzando a renacer en los años ’50 cuando aparecieron las primeras tiendas artesanas. 

∴ Tour nocturno por Temple Bar y sus pubs

 

  •  CÁRCEL DE KILMAINHAM GAOL

Para los interesados en la historia de Irlanda, está prisión es sin duda uno de los lugares que hay que ver en Dublín. De hecho, visitar Kilmainham Gaol significa ver de cerca el lugar donde se han producido las más importantes batallas por la independencia del país.

Muchos de los líderes políticos de la revuelta independentista fueron encarcelados aquí y muchos de ellos no salieron de la prisión con vida. De hecho, estos fueron ejecutados en el patio interior de la cárcel.

Se trata de una experiencia muy emotiva, ya que para tratar de comprender las sensaciones de los presos podéis encerraros en una de las celdas.

Kilmainham Gaol fue escogido como escenario del videoclip del tema “A Celebration” del grupo irlandés U2 y de varias películas, como por ejemplo “The Italian Job” y “En el nombre del padre”.  

∴ Dublín: acceso fácil a la cárcel de Kilmainham – Tour de la guerra y la revolución

  •  GUINNESS STOREHOUSE

A 15 minutos andando desde el centro de la ciudad se encuentra el Guinness Strorehouse ¡el paraíso para los amantes de la cerveza!

Se trata del primer establecimiento de esta cerveza conocida y amada en todo el mundo. Fue construido en el año 1759 por Sir Arthur Guinness, fundador de esta cervecera.

El edificio de 7 plantas es también un museo dedicado a esta célebre bebida. Cada una de las plantas desarolla un tema relacionado con la producción de la cerveza. 

Durante la visita encontraréis viejas fotos, maquinarias de producción y por supuesto, el recorrido termina en el “Gravity Bar” con una degustación gratuita de Guinness. Desde aquí, se tiene una bonita vista panorámica de la ciudad.

∴ Guinness Storehouse: ticket sin colas con pinta gratis

  •  GALERÍA NACIONAL IRLANDESA

Si sois amantes del arte no podéis perderos esta galería, además la entrada es gratuita.

Es cierto que no se trata de una de las más importantes de Europa, pero a través de sus 54 salas os encontraréis obras de Velazquez, Caravaggio, pintores flamencos, impresionistas franceses…


Sin olvidarse de la sala dedicada al pintor irlandés Jack Butler Yeats, quien realizó en el año 1894 la primera tira cómica de Sherlock Holmes.

La galería fue fundada en el 1854 y tuvo que ser ampliada en diversas ocasiones debido a la gran cantidad de obras que recibía. Para toda la información sobre la galería, podéis visitar su página web.

 

  • CASTILLO DE DUBLÍN

El castillo de Dublín es otra visita obligada para quienes quieran conocer la historia del país.

Situado entre la Catedral de San Patricio y la Christ Church Cathedral, es el lugar donde se celebran las ceremonias oficiales de Estado.

El castillo, de origen normando, se construyó en el 1204 por encargo del rey Juan I de Inglaterra. Símbolo de la opresión inglesa, el castillo pasó a ser de control irlandés en el año 1922, como parte de los acuerdos entre Irlanda e Inglaterra por la independencia del país.

De la fortaleza original, tan solo se conserva la Record Tower, una torre circular visible desde el exterior.

  • THE SPIRE

En el centro de la Calle O’Connell (muy querida por los jóvenes de Dublín) se encuentra esta torre de acero de 120m de altura, conocida como “The Spire” o Monumento de la Luz (en gaelico “An Túr Solais”). Se trata de la escultura más alta del mundo.

Muchas historias circulan alrededor del “Spire”. Hay quien dice que que se trata de un monumento de lucha contra la heroína (muy presente en la ciudad en los años ’90) y quien simplemente cree que sirve para embellecer el skyline de Dublín.

Hasta el año 1966 se encontraba aquí una estatua en honor a Horatio Nelson, almirante inglés, destruida por una bomba del IRA (organización militar independentista irlandesa).

 

  • PHOENIX PARK

Este parque de 700 hectáreas, es el parque urbano más grande de Europa (es incluso más grande que el Central Park de Nueva York), por lo que es otro lugar indispensable que ver en Dublín.

Fue creado en el año 1662 como reserva de gamos y abierto al público un siglo más tarde.

Es tan grande que es complicado verlo entero, pero hay algunos puntos clave que no os podéis perder. Entrando por “Park Gate” encontramos la zona ajardinada conocida como “People´s Garden”, donde relajarse y descansar. Aunque no se pueda visitar, desde aquí se puede ver la fachada del “Áras an Uachtaráin”, la residencia oficial del presidente de Irlanda.

Por último, también encontraréis aquí el Castillo de Ashton, una torre medieval del siglo XVII.

Disfrutad paseando rodeados de naturaleza y seguramente os crucéis con alguna de las familias de ciervos que habitan el parque.

 

  • GRAFTON STREET

Si os gusta ir de compras o simplemente el vaivén de la ciudad, no podéis dejar de visitar Grafton St.

Esta calle peatonal, situada al sur del río Liffey, está repleta de tiendas de alta gama donde encontrar joyas, ropa, libros o música.

Pero además de sus elegantes escaparates, no dejéis de disfrutar de sus bonitas casas en estilo georgiano de cuatro plantas. 

Además, podéis sentaros en la terraza de un café y escuchar música de artistas callejeros que interpretan canciones de todos los estilos.  

Una curiosidad, en la intersección con la Calle Nassau, se encuentra la estatua de Molly Malone. Molly erauna vendedora ambulante que se dedicaba a vender pescado de día y se cuenta que de noche ejercía la prostitución. James Yorkston compuso una canción en honor a Molly “Cockles and Museos” que en la actualidad se ha convertido en una especie de himno para los ciudadanos irlandeses.

Artículos relacionados

Deja un Comentario

Que ver en Roma cabecera

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar