PERSONAJES “ILUSTRES” DE NUEVA ORLEANS

La historia de Nueva Orleans, ciudad que acaba de cumplir 300 años, va siempre unida a multitud de leyendas e historias. En la mayoría de ellas aparece la magia, el vudú, terribles espectros y grandes dosis de sangre. Lejos de pretender caer en el morbo, es una experiencia inolvidable pasear por sus calles escuchando de primera mano todas estas historias que se preservan gracias a sus ciudadanos.

 

 

Estos personajes que hemos elegido, resultan vitales para conocer el contexto en el que se ha desarrollado la ciudad. Su carácter y personalidad es fruto, en gran parte, de la mezcla cultural propia de una tierra de oportunidades para unos y esclavismo para otros. Aun hoy, se refleja en cada expresión artística y en cada rincón de una ciudad que nos ha cautivado.

 

Si estáis interesados en la temática sobrenatural y os gusta pedalear, os dejamos un interesante y divertido tour en bicicleta ¡dónde os encontraréis con muchos fantasmas!

 

  •  MARIE LAVEAU

  Marie Laveau se ha convertido en uno de los principales personajes de la historia de Nueva Orleans. A través de su vida, podemos entender mucho mejor el vudú, ya que pasaría a la historia como “La Reina del Vudú”.

El vudú, aúna creencias cristianas con ritos que llegaron a través de los inmigrantes, sobre todo de los haitianos. Según esta creencia es posible comunicarse con un ser superior a través de ritos, bailes y ceremonias. También guarda relación con la santería (la imagen más representada en la cultura popular) haciendo uso de ritos y actividades folclóricas ligadas a la magia negra, como muñecas vudú y pociones.

Marie Laveau nació en el Barrio Francés, fruto de la unión ilegal entre su padre, un hombre blanco y adinerado, con una mujer criolla. De ella y de su abuela, se cree aprendió las artes que la hicieron célebre.

 El lugar donde llevaba a cabo sus técnicas era su peluquería. Allí recibía a aquellos que le pedían ayuda con la salud, el amor, la juventud… En principio, siempre lejos de la imagen perniciosa que se suele atribuir al vudú, elaborando sus amuletos y pociones para ayudar a quien lo solicitaba, consiguiendo una gran fama. Algunos decían que su gran poder podía llegar a 3 ó 4 generaciones de la familia. Por ello, era respetada y admirada (incluso por unos pocos temida) ganándose ese “título” de Reina del Vudú.

 Falleció a los 86 años, siendo enterrada en el cementerio de San Luis de Nueva Orleans. Aun hoy es un lugar de peregrinación para sus fieles y admiradores, por lo que el cementerio ha tenido que proteger su tumba, muy deteriorada por las inscripciones que se realizaban en ella. Todavía es fácil encontrarse amuletos y muñecas que son depositados allí.

Cabe destacar que actualmente, en la casa del Barrio Francés donde estaba su peluquería, se encuentra una tienda donde poder comprar suvenires, amuletos, muñecas… También en el barrio, en el 1020-22 ST Ann St. se encuentra la casa familiar donde vivió, donde encontraréis una placa que lo confirma.

 

  •  DELPHINE LALAURIE

La historia de Delphine LaLaurie nos traslada a la Nueva Orleans de plantaciones y esclavismo. Su familia, de clase alta y muy respetada en la ciudad, tenía esclavos (legales por aquel entonces) para trabajar en su plantación. Ellos serían quienes llevaron a cabo lo que sin duda marcaría la vida de Delphine, en plena revuelta, asesinaron a su madre.

Tras dos matrimonios en los que sus maridos murieron, el primero por enfermedad y el segundo en extrañas circunstancias (aunque no se pudo demostrar el asesinato) finalmente se casó con Leonard Louis LaLaurie, de quien tomaría su apellido.

El matrimonio se mudó a una lujosa casa la “Ville Blanque” que contaba con dos plantas, añadiendo una tercera para los esclavos. Aunque en público siempre parecían amables con ellos se comenzó a comentar como sus esclavos tenían un aspecto terrible, pareciendo desnutridos y exhaustos. Algunos testimonios destacaban como nunca se volvió a ver a ninguno de aquellos que intentaban escapar. Además, comenzaron a correr algunos rumores sobre Delphine. Se decía que había lanzado desde la azotea a una niña de 12 años y que cortaba los dedos a quien no pulía la plata a su gusto. Esto llevó a la policía a presentarse en la mansión varias veces y finalmente, su marido la abandonaría abochornado por la situación.

En ese momento, Delphine LaLaurie se hizo con el control de los esclavos, comenzando un auténtico infierno para ellos, torturándolos a diario. Un día en la mansión se produjo un gran incendio, alertando a las autoridades. Cuando entraron, descubrieron a la cocinera encadenada, quien decía haber provocado el incendio para terminar con su sufrimiento, muriendo por las llamas o alertando a alguien y que entrasen en la mansión. 

 

Fue entonces cuando Delphine huyó a París, donde finalmente moriría. En la mansión se encontraron multitud de miembros mutilados, esclavos que alegaban durísimas torturas y testimonios sobre alguna de las prácticas que llevaba a cabo. Algunos relatos eran escalofriantes, detallando como Delphine Lalaurie se aplicaba mascarillas de sangre de las esclavas más jóvenes o arrancaba la piel de otras para “disfrazarse de oruga”. Además de estas y otras muchas horripilantes torturas, se encontraron restos de pociones y parafernalia vudú. En este caso se cree que se trataba de una torturadora, sin ningún tipo de conocimiento o interés por el vudú, tan solo por sus delirios y siniestros anhelos.

 

  • EL ASESINO DEL HACHA

En la Nueva Orleans de principios de siglo, entre mayo de 1918 y octubre de 1919, pocos pudieron vivir tranquilos ante la aparición de este asesino, cuya identidad se desconoce hasta el momento, pasando a la historia como “El asesino del hacha”.

Todo empezó con el asesinato de un matrimonio en su propia casa, los cuales fueron encontrados atacados por un hacha de su propiedad y cortada su garganta con una navaja de barbero que se encontró junto a las ropas del asesino en el lugar de los hechos. Tras aquel asesinato, se sucederían muchos más, siempre con la misma metodología y dejando el mismo rastro de pruebas. Estas pruebas no dieron a la policía nunca nada sólido para identificarlo.

El número de ataques y asesinatos seguía en aumento y los testimonios de algunos de los supervivientes no servían para mucho. Hasta ese momento tan solo tenían una vaga descripción de un hombre de talla media y vestido de negro. Otro de los indicios, dado el alto número de víctimas italoamericanas , es que se tratase de crímenes de odio. Aunque posteriormente descartarían este móvil.

Todo daría un tétrico vuelco el 13 de marzo de 1919. El asesino, envió una carta donde se presentaba como un espíritu del infierno y mofándose de la policía. Aseguraba que nunca lo encontrarían y que podría asesinar a miles si así lo desease. Además, prometió que a partir de la medianoche del día 19 se cobraría una nueva víctima cada 15 minutos. Pero propuso un macabro “juego”. Prometía exculpar a todos aquellos que se encontrasen escuchando música jazz en directo, ya que se describía como un amante del jazz. La carta apareció publicada en todos los periódicos y aquella noche todos los locales de la ciudad contaron con música en directo. Como no podía ser de otro modo, estuvieron abarrotados y no se reportó ninguna muerte esa madrugada.

Desde aquel momento nunca más actuó, desapareciendo de un día para otro sin dejar rastro. La policía tan solo tenía un sospechoso en su lista, el cual fue asesinado por la mujer de una de las víctimas.

Por lo tanto, parece que el caso jamás se cerrará, creciendo al mismo tiempo la leyenda y perdurando en el tiempo.

 

  • EL SULTÁN DE NUEVA ORLEANS 

De nuevo una gran casa del Barrio Francés da lugar a otra gran historia y a un pintoresco personaje. En esta ocasión nuestro protagonista se hacía llamar el Príncipe Suleyman, quien decía ser un sultán o ex sultán.

 Unido al título de sultán, destacó a su llegada al barrio francés, la redecoración de la casa y como era custodiada por hombres armados. También como grandes cortinas impedían que se viese nada de lo que allí ocurría.

 

Aunque a sus vecinos les llamaba la atención sobre todo su harén. Formado por un gran número de mujeres y chicos jóvenes dando lugar a habladurías sobre orgías y secuestros de niños.

 Un día aparentemente normal, alguien que caminaba junto a la casa se sorprendió del inusual silencio. Al detenerse y fijar su atención, pudo ver cómo brotaba sangre por alguna de sus esquinas. La policía al llegar al lugar no sabía como explicar el horror que se encontraron. Todos habían sido brutalmente asesinados y decapitados, encontrándose miembros cercenados por todas las estancias de la casa. Pero eso no era todo, el sultán había sido enterrado vivo portando los ropajes funerarios musulmanes.

Posteriormente se supo que el sultán no era tal, sino que lo era su hermano. Parece ser que Suleyman había huido con parte los sus tesoros y el harén de su hermano. Se creía que este, para vengarse y tras encontrarlo en Nueva Orleans había enviado a su gente

Aún en la actualidad, se cree que el sultán y otros fantasmas se aparecen en la casa, donde se escuchan gritos y lamentos. Incluso hay quien dice escuchar música y oler el incienso desde la calle.

        

  •  CONDE DE SAINT GERMAIN

Nadie sabe muy bien como llegó Jacque Saint Germain a Nueva Orleans. Lo único claro es que su paso por la ciudad no dejo indiferente a nadie. Asentado en una casa en el cruce de Ursulines Ave. con Royal St. en pleno Barrio Francés (¡cómo no!) pronto se hizo muy popular. Le gustaba hacerse notar apareciendo en los locales de moda acompañado de bellas damas y celebrando grandes fiestas en su casa.

En esas fiestas pudieron conocerle en mayor profundidad. Siempre agasajaba a sus invitados con grandes banquetes y una interminable lista de historias que narraba con toda pasión y detalle. En sus historias algo resultaba extraño, narraba hechos de siglos pasados en primera persona y con todo lujo de detalles. Por ello, muchos empezaron a fantasear con la idea de que realmente él había vivido esas historias.

Cuando posteriormente se descubrió como descendiente directo del duque de Saint Germain, el misterio no hizo más que aumentar. Al observar con detenimiento los retratos del duque algunos afirmaban que se trataba de la misma persona. Todos esos retratos recogían al duque en una misma edad (en torno a los 40 años), la edad actual de Jacque. Ya entonces muchos daban crédito a la inmortalidad del duque.

¿Pero se trataba tan solo de una persona inmortal? A esas sospechas se unía una extraña costumbre de Jacque. Pese a ser un fantástico anfitrión, jamás se le vio probar bocado alguno en presencia de sus invitados, tan solo bebía vino de su cáliz. Todo esto sirvió para que algunos lo tuviesen claro ¡El Duque de Saint Germain era un vampiro!

Era incesable la cantidad de rumores y habladurías, normalmente en tono jocoso, aunque un día en que todo se tornó siniestro. Una chica cayó desde la galería de la casa del Duque, quedando malherida en la calle. Una vez recuperada dijo que no había caído por accidente, sino que se había arrojado a la calle para huir del Duque. Al parecer, después de que este le hubiese mordido el cuello. La policía acudió a su casa, pero dado que creían que la muchacha deliraba y por la buena reputación de este, no lo detuvieron y le citaron a declarar a la mañana siguiente. Nunca llegaría a declarar, ya que nunca se le volvió a ver en la ciudad, desapareciendo de un modo tan misterioso como había llegado.

Tras la desaparición, la policía acudió a su casa para llevar a cabo un registro y descubrió algo espeluznante. En su multitud de botellas de vino hallaron una mezcla de vino y altas cantidades de sangre humana.

 

  •  JOSIE ARLINGTON

La historia de Josie Arlington se ubica en “Storyville”, el barrio rojo de Nueva Orleans. Este barrio tuvo su actividad entre finales del siglo XIX y los inicios del XX. Con ello, el ayuntamiento, trataba de localizar en un mismo punto la prostitución y las drogas, siendo legales aquí.

Fue entonces cuando una joven Josie Arlington, hija de inmigrantes y de tan solo 17 años comenzó a prostituirse en algunos salones.

Una vez iniciada esa vida consiguió abrir su propio burdel, siempre lleno de gente de clase baja y en un ambiente muy violento. De hecho, un día en uno de los múltiples altercados, su pareja en aquel momento mató a su hermano. Este hecho consternó a Josie y haría crecer en ella una profunda aversión a toda violencia.

Por ello, abre un nuevo burdel donde el ambiente es muy distinto. Busca un perfil de cliente en particular, hombres con clase, alejándose de los conflictos habituales en otros locales. Sus clientes destacaban dos cosas de ella: la categoría de sus prostitutas y como alejaba a las chicas jóvenes de la prostitución.

Con este negocio Josie ganó mucho dinero mientras se codeaba con las clases más altas de la ciudad. Pero había algo que le comenzó a deprimir y obsesionar. Mientras en su burdel gozaba de una gran popularidad y sus clientes la trataban de igual a igual, fuera de él era ignorada e incluso menospreciada.  Sintiendo una profunda frustración y dándose cuenta de que jamás podría acceder a esa clase alta que anhelaba.

A ese mal momento se unió el incendio del burdel en 1925. Tras reconstruirlo, Josie jamás sería la misma. Se recluyó en casa, aislándose de ese mundo que ahora odiaba y comenzó a vender muchos de sus bienes. Con todo el dinero que había atesorado, mandó construir una gran lápida que incluía una llamativa bóveda roja y una gran estatua de bronce . La estatua representa a una joven que llama a una puerta, ejemplificando la multitud de chicas que alejó de la prostitución.

No fue una casualidad que se costease su lápida en el cementerio más noble de la ciudad. Con ello, parecía querer lograr en la otra vida la posición que no consiguió obtener.

Pero como en Nueva Orleans todo ha de tener un misterio tras de si, esto no es todo. Aun hoy en día hay muchos que dicen ver la cúpula de un color rojizo brillante que definen como “si estuviese en llamas”e incluso la figura de Josie Arlington paseando por el camposanto.

 

Si preferís contratar un tour que os enseñe los lugares encantados de la ciudad os aconsejamos estos:

New Orleans Ghost, Voodoo, Vampire, and Witches Tour

New Orleans Haunted History Ghost Tour

Night Cemetery & Ghost BYOB Bus Tour in New Orleans

New Orleans Killers and Thrillers Tour

Voodoo and Cemetery Tour

 

 

Artículos relacionados

Deja un Comentario

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar